Photoblog del entorno mediterráneo

Albores de primavera: almendros en flor en Vall d’Alba

Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
-recordé-, yo he maldecido
mi juventud sin amor.
Hoy, en mitad de la vida,
me he parado a meditar…
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!

Antonio Machado (La primavera besaba).

Es bien sabido que los tránsitos de estación provocan cambios físicos y emocionales en las personas, siendo quizás el paso del invierno a la primavera uno de los más acusados en este sentido. Con cada día que pasa se incrementan las horas de luz, el ambiente se caldea, los aromas vuelven a hacerse presentes en la naturaleza, el paisaje sonoro se inunda con los ecos del afanoso trabajo de los insectos y las vistas se pueblan de mil colores con los nuevos brotes que van vistiendo las desnudas ramas de los árboles y las flores que poco a poco tapizan la tierra por doquier. Es tiempo de renacimiento para el espíritu y se siente como si una bocanada de aire fresco penetrase en unos pulmones enmohecidos por el oscuro y frío invierno que una vez más se bate en retirada.

_DSC0039

Es el almendro uno de los árboles que más se adelanta anunciando la proximidad del cambio, floreciendo de modo espectacular entre febrero y marzo. Por ello, muchas culturas lo han asociado simbólicamente al primer y puro amor juvenil.

_DSC0040

Los campos en flor evocan por igual las ya efímeras nieves invernales y la prometedora y hermosa primavera y cuando uno está entre ellos, resultan tan hermosos como ensordecedor el zumbido de las abejas que liban entre sus flores.

_DSC0047

Es el entorno mediterráneo un auténtico y milenario crisol de culturas y debemos agradecer a los fenicios, aquellos incansables navegantes, negociantes y aventureros, que trajesen el almendro de Asia central muchos siglos atrás, convirtiéndolo en un cultivo habitual en las orillas del Mare Nostrum.

_DSC0062

La Vall d´Alba y su entorno paisajístico, presidido por el mágico y colosal Peñagolosa, es uno de los enclaves donde más patente se hace el almendro en nuestra geografía y quizás sea una feliz coincidencia que el nombre de la población tanto nos evoque la blancura que la envuelve durante la floración de aquel. Un hermoso lugar para visitar y con el que disfrutar y renacer en estas fechas.

_DSC0067

Nota para fotógrafos: las tres primeras fotografías están realizadas empleando un filtro degradado neutro de cuatro pasos,  para de este modo igualar la luz del cielo con la de los almendros en primer plano. Además, en las tres se incorporó asimismo un filtro polarizador circular para intensificar los colores y el contraste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s