Photoblog del entorno mediterráneo

Entradas etiquetadas como “Asturias

La Playa de la Huelga en Villahormes: el Castro de las Gaviotas

Como decía al principio de una entrada anterior, donde hablaba de la Playa de Buelna, de todos es sabido que los hitos que constituyen ciertas formaciones rocosas singulares, generadas por la acción erosiva de las olas en la proximidad de la costa marina, constituyen sin duda un atractivo paisajístico y fotográfico de primera magnitud. La costa asturiana es generosa en ellos y especialmente algunas de las playas ubicadas en Llanes y sus inmediaciones. En mi anterior visita a Asturias tuve ocasión de fotografiar las colosales formaciones rocosas de la Playa de Cuevas del Mar, pero me quedé con las ganas de hacer lo mismo con el Castro de las Gaviotas, en la Playa de la Huelga junto a la localidad de Villahormes, hito este último cuyo mirador confieso que fui incapaz de encontrar en aquella ocasión.

En mi reciente visita y con ganas renovadas, volví a intentarlo y aunque en una primera tentativa tan sólo logré alcanzar de nuevo la ubicación incorrecta de la visita anterior, situada demasiado al oeste para admirar el Castro en todo su esplendor, finalmente y tras insistir probando algunos caminos, logré acceder al lugar donde el Castro despliega toda su magnificencia. Para llegar hasta él, conviene dejar el coche en Villahormes, antes de llegar al camino que lleva a la Playa de la Huelga (recomiendo dejarlo bajo la autovía). En corto y agradable paseo, tomaremos la pista agrícola que lleva hacia la playa, dejando primero a la izquierda el Palacio de la Espriella para más adelante pasar junto a la ermita de Santa Eulalia y los verdes pastos que la rodean. Un poco más adelante, justo después de una pequeña explanada, el camino se bifurca. Si seguís a la izquierda, hacia el oeste, llegaréis a la recoleta y angosta Playa de la Huelga, que coincide con la desembocadura del río San Cecilio. Pero si en la bifurcación seguís el camino de la derecha, en dirección al mar, en unos doscientos metros alcanzaréis la Punta de Huelga, donde se alza el acantilado desde donde se nos revela majestuoso el Castro de las Gaviotas: os puedo asegurar que el síndrome de Stendhal os afectará con toda su crudeza ante la vista de este coloso de roca, auténtico arco del triunfo de la fuerza de las olas sobre la terquedad de la piedra.

_DSC0126

Os acompaño una instantánea de la vista general para que la comparéis con varias fotografías más trabajadas y cuya realización explico al final para los interesados en los detalles. Ante tanta riqueza visual, las posibilidades de composición se multiplican por lo que fui incapaz de conformarme con un único encuadre. Incluso no me he resistido a una versión en blanco y negro. Cada uno que elija la que más le guste.

_DSC0105r2x1

_DSC0108

_DSC0122

_DSC0105r2x1byn

Para fotógrafos: esperé a realizar la fotografía durante una mañana ligeramente nubosa (nada difícil en tierras asturianas), que me proporcionase suficiente luz difusa, con la intención de que la diferencia de iluminación entre el Castro y el cielo no superase el rango dinámico de la cámara. Además elegí una hora con la marea relativamente baja para que fuesen visibles los “sillares” que mantienen erguido al Castro. La Punta de Huelga es muy escarpada (precaución) y no permite muchas variaciones del punto de vista. No obstante se afinó este último para conseguir aislar el Castro, de modo que no quedase superpuesto a la línea de costa.  Se empleó un filtro polarizador para saturar los colores y un filtro de densidad neutra de diez pasos para conseguir el efecto seda en el oleaje. Se utilizó obviamente trípode y cable disparador, dado el tiempo de exposición requerido (ver el exif en la imagen). Una experiencia realmente singular (“stendhalica”), de deleite sobrecogedor ante un fenómeno natural que nos deja como premio estas majestuosas estampas.


La senda fluvial de río Carroceu a su paso por Llanes

Un año más he disfrutado de unos días de descanso en este incomparable paraíso natural que es Asturias. Y claro, no he desaprovechado la oportunidad para intentar capturar algo de la belleza que inunda tantos de los rincones donde el viajero posa su mirada. Para muestra un botón: casi sin querer, descubrí este pequeño tesoro que constituye la senda fluvial del río Carroceu. Como muchas de las cosas que son realmente valiosas, se nos ofrece de modo discreto, casi casual y sin ninguna clase de estridencia publicitaria. Aquí dejo unas muestras del bello camino que discurre paralelo al Carroceu a su paso por la localidad de Llanes. Un cómodo, fresco y encantador sendero nos permite recorrer el curso del río desde el llanisco barrio del Cuetu hasta el cercano pueblo de Pancar.

Polarización plena

El cantarín rumor del agua que corre rauda en busca del Cantábrico os acompañará a lo largo de todo el trayecto.

_DSC0008

La exuberante vegetación y los aromas que de ella se desprenden constituyen sin duda un beneficioso bálsamo para los sentidos y el espíritu.

Polarización plena

Polarización plena

Para fotógrafos: esperé a realizar las fotografías después de un día de lluvia (nada difícil en tierras asturianas), con la intención de que hubiera algo más de caudal en el río y que la vegetación quedase con colores más saturados, reforzando todavía más el efecto con la ayuda de un filtro polarizador. Todas las imágenes están realizadas empleando trípode y cable disparador, dados los tiempos de exposición requeridos (ver el exif de cada imagen). Una experiencia sin par, de disfrute pausado de un paraje natural que nos deja como premio estas deliciosas estampas.


El Picón en la Playa de Buelna

Los hitos que constituyen ciertas formaciones rocosas singulares, generadas por la acción erosiva de las olas en la proximidad de la costa marina, constituyen sin duda un atractivo paisajístico y fotográfico de primera magnitud. En este caso y durante el curso de la pequeña investigación, que suelo realizar con la ayuda de internet para buscar localizaciones paisajístico-fotográficas interesantes en las zonas que visito, me quede prendado de esta roca, que aquí llaman “El Picón” y que preside la coqueta y serena Playa de Buelna, situada en la costa adyacente al encantador pueblo del mismo nombre. Aparcando cerca de la carretera, atravesaremos las tranquilas calles de Buelna, que como os decía bien merece una visita, para adentrarnos más adelante en el camino que desciende hasta a la playa. Tendremos que llegar muy cerca de la misma para divisar esta curiosa roca de tan evocadora fisonomía.

_DSC0095rlibre

Para fotógrafos: para realizar la fotografía elegí una hora con la marea relativamente baja para que resultase visible el basamento sobre el que se erige El Picón. El punto de vista se afinó desde una posición lo más elevada posible, de modo que la roca no quedase superpuesta a la línea del horizonte marino sino que todo el fondo de la imagen lo proporcionase el mar.  Se empleó un filtro polarizador para saturar los colores y un filtro de densidad neutra de diez pasos para conseguir el efecto seda en el oleaje. Se utilizó obviamente trípode y cable disparador, dado el tiempo de exposición requerido (ver el exif en la imagen). Un recorte durante el procesado permitió realzar la roca aislándola de su entorno.