Photoblog del entorno mediterráneo

Entradas etiquetadas como “hora azul

La magia del crepúsculo: horas doradas y azules durante el alba y el ocaso

Hemos perdido aun este crepúsculo.

Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas

mientras la noche azul caía sobre el mundo.

Pablo Neruda.

Existen momentos en los que la luz nos brinda hermosos fondos sobre los que plasmar bellas imágenes, momentos mágicos en los que formas y colores pueden combinarse en perfecta armonía y con poco puede lograrse mucho.

La salida o puesta del Sol son dos de los eventos más comunes y ampliamente fotografiados en la naturaleza. Son portentosos y estimulantes y sobre todo efímeros pues nunca parecen durar bastante. En ellos habita algo espiritual, a la vez relajante y energizante. Son sin duda excepcionales momentos de luz para realizar bellísimas fotografías. La cantidad y calidad de la luz dependerá obviamente de lo despejado o nublado que esté el día. Supondremos el escenario de un día despejado para realizar las siguientes valoraciones.

Debido al enorme grosor de la capa de atmósfera que ha de atravesar, la luz baja, cálida, algo más débil y difusa procedente del Sol cercano al horizonte da lugar a la llamada hora dorada (en inglés golden hour y que por término medio dura una hora desde que el Sol sale o antes de ponerse), perfecta para retratos y paisajes pues aporta hermosos tonos cálidos a las imágenes, además de reducir las sombras marcadas. Además, el propio Sol puede emplearse como un elemento en la fotografía debido a su aspecto y ubicación respecto del horizonte y el sujeto principal, cosa que no sucede durante el resto del día en la mayoría de los casos. De hecho, son numerosos los directores de cine que emplean esta golden hour para rodar algunas de sus escenas.

_DSC0218

 

_DSC0672r

Pero lejos de terminar aquí las oportunidades de obtener buenas fotografías, en realidad no han hecho más que comenzar, pues a continuación llega el crepúsculo, o mejor deberíamos decir los crepúsculos, ya que este espacio de tiempo entre la puesta de Sol y la noche cerrada se divide en tres fases que veremos con cierto detalle.

El crepúsculo es el período de tiempo que transcurre entre el día y la noche, donde la luz ya no procede del Sol directamente sino que tiene su origen en la refracción y dispersión de los rayos de Sol en la atmósfera. Hay tres fases diferentes en el crepúsculo, cada una con características muy distintas y únicas que  abren diferentes oportunidades para fotografiar.

Crepúsculo civil

El crepúsculo civil es la fase más brillante del crepúsculo. Se inicia en el momento en que el Sol se sumerge bajo el horizonte y se prolonga hasta que su centro se encuentra a 6 grados por debajo del mismo (o desde el momento en que el Sol está a 6 grados bajo el horizonte hasta que emerge del mismo por la mañana). Este período de tiempo tiene una duración promedio de unos 30 minutos, pero puede ser más largo o más corto, dependiendo de la época del año y de la posición del observador en el globo terrestre (latitud). Durante crepúsculo civil, pueden verse a duras penas las estrellas más brillantes en el cielo y con algo más de facilidad algunos planetas como por ejemplo Venus. El horizonte es claramente visible y la toma de fotografías sin trípode es relativamente fácil. Los objetos están claramente definidos y no se necesita luz adicional en la mayoría de los casos. El tono predominante en la luz durante esta fase abarca desde dorados tonos cálidos hasta más fríos tonos rosados.

039_DSC0550

Durante el crepúsculo civil, los colores del cielo cambian rápidamente hacia el azul y hay que adaptarse a las condiciones con rapidez. A medida que se aproxima la siguiente fase del crepúsculo, la gradación desde el punto de la puesta del Sol hasta el otro extremo del cielo va deviniendo muy suave y agradable, y el rango dinámico de la luz en las imágenes disminuye drásticamente.

Crepúsculo náutico

El crepúsculo náutico se produce justo después del crepúsculo civil de la tarde y justo antes del crepúsculo civil de la mañana. Esta fase tiene lugar cuando el centro del Sol está entre 6 y 12 grados por debajo del horizonte. Este período también suele durar alrededor de 30 minutos y el color primario difundido por la atmósfera es generalmente de una tonalidad azul profunda con tonalidades amarillas y anaranjadas provocadas por la refracción de la luz Solar claramente perceptibles en el horizonte. Por esta razón, a esta fase se la suele denominar “hora azul”, término que tiene su origen en el francés “l’heure bleue”, lo que en castellano podríamos asimilar a la expresión “entre dos luces” y en valenciano a las poéticas expresiones “a poqueta nit” (a poquita noche) o “entre dos clarors” (entre dos claridades).

_DSC0258

_DSC0255

Durante este tiempo, la luz natural es muy “blanda” porque el ausente Sol ilumina las capas altas de la atmósfera y su color azul se intensifica y se difunde en todas direcciones, proporcionando iluminación que apenas genera sombras. La luz procede de un vasto manto azul celeste, como si de un enorme reflector se tratase. Por otro lado, la particular situación del sol respecto del horizonte hace que se produzca un fenómeno físico que conlleva el enrojecimiento atmosférico, de manera que se pueden observar espectaculares amaneceres o atardeceres repletos de colores cálidos.

_DSC0251

El horizonte sigue siendo visible durante este tiempo, pero la luz se disipa rápidamente y las siluetas van a predominar en las imágenes. Los detalles serán más difíciles de captar durante este tiempo. Es un buen momento para incluir la luz artificial en las imágenes. Durante el crepúsculo náutico, las luces artificiales en edificios y estructuras comienzan a predominar en las escenas proporcionando un sinfín de oportunidades. Aquí es casi obligatorio hacer uso del trípode pues ni siquiera un objetivo luminoso con estabilizador de vibración garantiza resultados nítidos. Debe prestarse atención a la forma en que la luz remanente y la luz artificial interactúan con el resto de sujetos en la imagen y puede emplearse la luz algo más intensa y direccional que todavía proceda del horizonte para agregar toques de definición a los objetos y tenerlo todo preparado para tomar varias imágenes pues las condiciones de iluminación cambian rápidamente.

_DSC0043

 

Crepúsculo astronómico

La última fase del crepúsculo se denomina crepúsculo astronómico. Este período tiene lugar cuando el centro del Sol está entre 12 y 18 grados por debajo del horizonte y durante el mismo la poca luz remanente se degrada en un periodo de unos 30 minutos antes de que la noche comience oficialmente. Durante esta fase del crepúsculo, todavía hay un poco de luz utilizable para hacer fotos muy interesantes, pero la oscuridad se abalanza velozmente y el empleo del trípode es imprescindible. En un primer momento hay un fulgor de color azul oscuro en el horizonte, pero muta pronto a negro cuando cae definitivamente la noche.

_DSC0202bis

Los paisajes urbanos cobran vida durante este tiempo y la luz artificial más insignificante se convierte en una poderosa herramienta de iluminación. Lejos de la ciudad, las estrellas se hacen muy visibles y se puede incorporar a las imágenes. Los detalles en los objetos son muy difíciles de captar sin la ayuda de algún tipo de luz artificial (linternas, flashes). Esta fase del crepúsculo es sin duda la más compleja para la creación de imágenes, pero todavía puede ser muy gratificante.

Existen algunos programas interesantes para el cálculo de los crepúsculos en cualquier día del año y lugar del mundo, aquí aporto algunas direcciones interesantes:

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~severon/cursos/pi/calculadorasolar.htm

http://www.bluehoursite.com/

Ya sabéis, con un trípode y un buen cielo, los crepúsculos son un auténtico regalo para los fotógrafos.