Photoblog del entorno mediterráneo

Entradas etiquetadas como “melocotoneros

Las cuatro estaciones: un hermoso tríptico.

No rechaces tus sueños. ¿Sin la ilusión, el mundo qué sería?

Ramón De Campoamor

No tengo sueños, sino proyectos.

Karl Lagerfeld

Así como la ilusión es el motor de la vida, los proyectos son la brújula que orienta su devenir. En los últimos años he tenido la ilusión de disfrutar mejorando mi habilidad fotográfica y para ello he ido desarrollando diversos proyectos: la autodidáctica del arte, los cursos presenciales y virtuales, este mismo blog y algunas series fotográficas vienen siendo algunos de ellos.

Los proyectos fotográficos nos invitan a pensar, a imaginar, a localizar, a planear y realizar fotografías y resolver los problemas que se nos van presentando, convirtiéndose en grandes amigos y estupendos maestros, que nos hacen pasar muy buenos ratos a la par que nos ayudan a aprender.

Uno de estos proyectos fue representar las cuatro estaciones empleando como vehículo la evolución de un cultivo de árboles frutales. Por su expresividad, belleza y proximidad, elegí los melocotoneros y ya he mostrado algunas estampas en entradas anteriores. Conforme el proyecto avanzaba, realizaba ligeras modificaciones con el objetivo de obtener un cuadríptico homogéneo en formato y encuadre. Pero era un proyecto a largo plazo, pues necesitaba el paso de una estación para realizar otra serie de fotografías. Y hete aquí que un día a finales de este otoño, cuando me disponía a seguir trabajando en la mejora de las fotos de la estación, me encontré con que el campo había sido talado. A ras de suelo. Y antes de poder obtener ninguna fotografía con las ramas completamente desnudas.

Rindo aquí pues, con este tríptico, un último homenaje a mis queridos melocotoneros, que tanto me han enseñado y tan bien me lo han hecho pasar durante los dos últimos años. “Requiescat in pace”.

Bresquilleres_DSC0129r

_DSC0526

_DSC0203Tardor


Pequeñas estampas otoñales

Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y, en la caída clara de sus hojas,
se lleva al infinito el pensamiento.

Juan Ramón Jiménez.

_DSC0209

Fotografiar significa literalmente escribir con luz. Y el otoño nos regala tintas dignas de la mejor caligrafía.

_DSC0206

Siempre que pensamos en imágenes otoñales, majestuosos bosques caducifolios acuden a nuestra mente. Pero lugares mucho más prosaicos y cercanos nos demuestran que la generosidad de la naturaleza es providencial y nos regala sugerentes estampas que deleitarán al ojo atento.

_DSC0198

Humildes viñedos y sencillos melocotoneros nos acercan hasta casa las cálidas tonalidades de la tardía estación.

_DSC0203


Bresquillers en flor

“Los melocotoneros florecidos,
quiero decir en flor de flores rosas,
jugaban con las raudas mariposas…
Los melocotoneros, abstraídos,
arqueaban sus  ramas amorosas,
en tanto que sus hojas temblorosas
se irisaban de ensueños coloridos.”

Juan Cervera Sanchis (Alquimia delirante).

Como todos los años al finalizar el invierno, campos enteros de melocotoneros alegran el todavía frío paisaje dibujando mantos de color rosa entre los bonitos coloridos verdes del campo. A pesar de los del Valle del Segura son quizás los más conocidos, los que muestro a continuación corresponden al valenciano pueblo de Villamarchante.

Bresquillers_DSC0129r

El melocotonero es un árbol originario de China, Afganistán e Irán. Fue traído a occidente por los romanos que lo tomaron como originario de Persia y lo denominaron«persica», denominación que evolucionada persiste en numerosos nombres populares ibéricos como, por ejemplo el valenciano bresquilla. La generosa madre naturaleza nos obsequia con estas bellas estampas, que nos alegran los cortos días invernales recordándonos la cercanía de la primavera y presagiando el intenso aroma y la sabrosa dulcura de los frutos que nos regalará ya en el verano.