Photoblog del entorno mediterráneo

Entradas etiquetadas como “Primavera

Primavera de paulownias

“Precioso bosque

himno a la primavera

alborozado”

Anuncios

La consagración de la primavera

“Si, como casi siempre acontece, la música parece expresar algo, esto no es más que una ilusión y no una realidad.”

Ígor Stravinsky, Crónicas de mi vida

Cuando evocamos la primavera, suelen acudir a nuestra mente imágenes bucólicas, muy a menudo acompañadas de amplia presencia floral y carga lírica.

Sin embargo, cada vez que llega y avanza la estación, especialmente cuando entrado el mes de mayo aquella se “consagra”, siempre contemplo con admiración la feroz y dramática evolución de la flor de la pitera, planta a la cual tengo dedicada una entrada de este blog.

Sabemos que la pitera no es autóctona de nuestra tierra, sino una especie invasora que ha colonizado nuestro entorno; no obstante, se ha adaptado a los microclimas y terrenos más hostiles y ha terminado por ser omnipresente en nuestro querido paisaje mediterráneo.

Su flor, que pasa por varios estadios y en mayo presenta este fálico aspecto, crece con una rapidez y vigor inusitados, alcanzando en pocas semanas un tamaño descomunal, de varios metros, lo que me recuerda el frenesí y la violencia rítmica que Ígor Stravinsky plasmó en el ballet cuyo título he tomado prestado para esta entrada. La primavera es la estación donde renace el ciclo de la vida y la flor de la pitera es una excelente metáfora de su inexorable fuerza.

_DSC0246r


Albores de primavera: almendros en flor en Vall d’Alba

Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
-recordé-, yo he maldecido
mi juventud sin amor.
Hoy, en mitad de la vida,
me he parado a meditar…
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!

Antonio Machado (La primavera besaba).

Es bien sabido que los tránsitos de estación provocan cambios físicos y emocionales en las personas, siendo quizás el paso del invierno a la primavera uno de los más acusados en este sentido. Con cada día que pasa se incrementan las horas de luz, el ambiente se caldea, los aromas vuelven a hacerse presentes en la naturaleza, el paisaje sonoro se inunda con los ecos del afanoso trabajo de los insectos y las vistas se pueblan de mil colores con los nuevos brotes que van vistiendo las desnudas ramas de los árboles y las flores que poco a poco tapizan la tierra por doquier. Es tiempo de renacimiento para el espíritu y se siente como si una bocanada de aire fresco penetrase en unos pulmones enmohecidos por el oscuro y frío invierno que una vez más se bate en retirada.

_DSC0039

Es el almendro uno de los árboles que más se adelanta anunciando la proximidad del cambio, floreciendo de modo espectacular entre febrero y marzo. Por ello, muchas culturas lo han asociado simbólicamente al primer y puro amor juvenil.

_DSC0040

Los campos en flor evocan por igual las ya efímeras nieves invernales y la prometedora y hermosa primavera y cuando uno está entre ellos, resultan tan hermosos como ensordecedor el zumbido de las abejas que liban entre sus flores.

_DSC0047

Es el entorno mediterráneo un auténtico y milenario crisol de culturas y debemos agradecer a los fenicios, aquellos incansables navegantes, negociantes y aventureros, que trajesen el almendro de Asia central muchos siglos atrás, convirtiéndolo en un cultivo habitual en las orillas del Mare Nostrum.

_DSC0062

La Vall d´Alba y su entorno paisajístico, presidido por el mágico y colosal Peñagolosa, es uno de los enclaves donde más patente se hace el almendro en nuestra geografía y quizás sea una feliz coincidencia que el nombre de la población tanto nos evoque la blancura que la envuelve durante la floración de aquel. Un hermoso lugar para visitar y con el que disfrutar y renacer en estas fechas.

_DSC0067

Nota para fotógrafos: las tres primeras fotografías están realizadas empleando un filtro degradado neutro de cuatro pasos,  para de este modo igualar la luz del cielo con la de los almendros en primer plano. Además, en las tres se incorporó asimismo un filtro polarizador circular para intensificar los colores y el contraste.


Las cuatro estaciones: un hermoso tríptico.

No rechaces tus sueños. ¿Sin la ilusión, el mundo qué sería?

Ramón De Campoamor

No tengo sueños, sino proyectos.

Karl Lagerfeld

Así como la ilusión es el motor de la vida, los proyectos son la brújula que orienta su devenir. En los últimos años he tenido la ilusión de disfrutar mejorando mi habilidad fotográfica y para ello he ido desarrollando diversos proyectos: la autodidáctica del arte, los cursos presenciales y virtuales, este mismo blog y algunas series fotográficas vienen siendo algunos de ellos.

Los proyectos fotográficos nos invitan a pensar, a imaginar, a localizar, a planear y realizar fotografías y resolver los problemas que se nos van presentando, convirtiéndose en grandes amigos y estupendos maestros, que nos hacen pasar muy buenos ratos a la par que nos ayudan a aprender.

Uno de estos proyectos fue representar las cuatro estaciones empleando como vehículo la evolución de un cultivo de árboles frutales. Por su expresividad, belleza y proximidad, elegí los melocotoneros y ya he mostrado algunas estampas en entradas anteriores. Conforme el proyecto avanzaba, realizaba ligeras modificaciones con el objetivo de obtener un cuadríptico homogéneo en formato y encuadre. Pero era un proyecto a largo plazo, pues necesitaba el paso de una estación para realizar otra serie de fotografías. Y hete aquí que un día a finales de este otoño, cuando me disponía a seguir trabajando en la mejora de las fotos de la estación, me encontré con que el campo había sido talado. A ras de suelo. Y antes de poder obtener ninguna fotografía con las ramas completamente desnudas.

Rindo aquí pues, con este tríptico, un último homenaje a mis queridos melocotoneros, que tanto me han enseñado y tan bien me lo han hecho pasar durante los dos últimos años. “Requiescat in pace”.

Bresquilleres_DSC0129r

_DSC0526

_DSC0203Tardor